*

Buen Santa Fe

Portada  |  24 noviembre 2021

Cuatro robos en quince días: al Emaus le llevaron hasta la puerta de entrada

Las instalaciones que la Asociación Civil tiene en Barrio Centenario vienen siendo víctimas del accionar delictivo desde que la Policía Comunitaria dejó de circular por la zona. “Uno no sabe qué hacer”, manifiestan desde la entidad.

La Asociación Civil Emaus sufrió un raid delictivo que prácticamente la desguazó en los últimos quince días, donde ingresaron cuatro veces a las instalaciones que la entidad tiene en Barrio Centenario. En el último robo, producido en la madrugada del martes, le llevaron hasta la puerta de ingreso. Raúl Sufritti, Presidente de la asociación, dialogó con Buen Santa Fe sobre estos hechos.

“Nosotros tenemos la sede en 9 de Julio y otras instalaciones en Barrio Centenario. Ahí también funciona el centro de Salud de la provincia que la propiedad es parte de Emaus. La policía comunitaria no está más y, a partir de eso, nos entraron cuatro veces a robar. Han robado todo lo de adentro, no queda nada más. Hemos ido reparando y reforzando: la última vez fue anteanoche, nos robaron la puerta de adelante, de entrada, a la institución. Uno no sabe qué hacer”, comenzó diciendo Sufritti.

Además, enfatizó en las dificultades de la entidad para salir adelante. “Esto significa recursos. No estamos recibiendo ningún aporte del estado: nos sostenemos con donaciones de ropa y muebles de los vecinos de la ciudad. Esto nos significa un perjuicio enorme. Nos preocupó porque la última vez nos sacaron la puerta de adelante, le habíamos puesto candado y soldado. No les importa nada. Ayer tapamos la puerta como pudimos y hoy estamos tratando de poner una reja en la entrada”.

También, señaló que los hechos ocurren en horarios nocturnos. “Puertas, ventanas de adentro, sacaron todas en horas de la noche. Como funciona el centro de salud durante el día, no pasa nada. Está tranquilo. Pero a la noche es tierra de nadie. No es tan oscura la zona, pero está en una zona donde no hay mucho acceso por parte de la policía. Tampoco es que esté parado toda la noche, pero las cuatro veces que entraron lo hicieron tranquilamente: no tuvieron problemas. Hicimos denuncias, pero esperaremos para saber si hay algún indicio. Los vecinos nos dicen quiénes pueden ser, pero no tenemos pruebas para acusar. Es gente del barrio, muy cercana a la institución”.

“Todos los días estamos viendo si nos entraron. Es preocupante. Al centro de salud le llevaron los caños de bronce y tuvo que reponerlos. No entraron al centro de salud porque tiene alarma. Es preocupante la cosa. No los detiene nada. Durante la noche se ve que trabajan tranquilos. El tema es complicado. Uno está a merced de lo que puedan hacer. Hoy estamos tratando de colocar las rejas, hablamos con la policía para ver si se pueden pegar una vuelta, sobre todo a la noche. La otra preocupación es que usurpen la institución”, añadió.

Finalmente, indicó: “estamos buscando a alguien que pueda cuidar, pero eso tiene un costo. No estamos en condiciones de pagar una seguridad privada. Hoy no tenemos más que recursos de la venta de ropa y algunos muebles. Con eso se paga el personal. Hasta hace 15 días estaba la policía comunitaria, se fue y estamos en esta situación. La idea es poder ocupar esas instalaciones con actividades, estamos charlando con algunos organismos del estado para ver si se puede ocupar ese espacio importante, enclavado en Barrio Centenario. Es una lástima que lo estén arruinando de esta manera”

Comentarios