*

Deportes

Portada  |  12 agosto 2022

Estudiantes quedó afuera de la Libertadores por un gol agónico

Al Pincha le anularon un gol por offside pasivo y, en la última jugada, el conjunto brasileño consiguió el tanto de la clasificación, que pareció dar entre el hombro y la mano de Vitor Roque

  El Pincha dejó escapar una chance inmejorable: no se animó a atacar con fuerza a un débil Athletico Paranaense y lo perdió en la última jugada del partido, con un gol de Vitor Roque, un juvenil de 17 años que es seguido de cerca por Real Madrid.

Tal vez el local debió apostar algo más. El conjunto que comanda Ricardo Zielinski no aprovechó el fervoroso clima y dejó que todo se aplaque. No se movió del 5-4-1 el Ruso y al equipo le sobraron futbolistas de corte defensivo, que se posicionaron siempre detrás de la línea de la pelota cuando atacaban. Pablo Piatti quedó muy solo para elaborar porque Fernando Zuqui estaba lejos de él y porque Leandro Díaz no es un delantero que descienda para asociarse. En definitiva, Estudiantes le rezó a la bendita pelota parada, esa que tantas alegrías le dio. Casi tuvo su premio sobre el final, con un disparo de derecha de Morel que desvió al córner Bento y con un cabezazo de Rogel que se fue por arriba del travesaño. Unos minutos antes, el propio zaguero uruguayo desperdició una clara tras capturar un rebote dentro del área, pero su remate se fue al lado del palo.

Paranaense llegó a La Plata con el objetivo de no perder: llegar a los penales era algo parecido a ganar para los comandados por Luiz Felipe Scolari. El laureado entrenador decidió correr al elegante Fernandinho del centro (se movió como interior por derecha en un 4-1-4-1) para incluir un volante más combativo. Toda una declaración de principio. Sufrió poco y no atacó nada el elenco brasileño en la etapa inicial.

Nada cambió en el complemento porque ambos siguieron con la misma postura. Zielinski recién rompió su rígido esquema a los 30 minutos, cuando puso a Mauro Boselli por Godoy para jugar con doble 9.

Es cierto también que el local estuvo más cerca de ganarlo. Hizo un gol, pero fue anulado por posición adelantada y analizado por el árbitro uruguayo Matonte y su asistente, que obviaron la convocatoria a revisión en el VAR. ¿Qué sucedió? Luciano Lollo se quedó con un rebote en el palo, remató al gol y el paraguayo Morel se cruzó en el trayecto de la pelota en offside. Tuvo mala suerte el Pincha porque al arquero le hubiese sido imposible llegar al balón.

La tuvo el ingresado Méndez mano a mano la tiró afuera. Y en la última, tras un córner, el chico Vitor Roque marcó. Y cayó la certeza: para ganar la Copa, hay que dar algo más.

Comentarios