*

Información General

Portada  |  28 mayo 2022

Día Mundial del Cáncer de la Sangre: Se diagnostica más de uno cada 30 minutos en el mundo

Algunos síntomas posibles de cáncer de la sangre son fiebre que no baja, escalofríos, fatiga persistente, debilidad, náuseas, pérdida de apetito o de peso sin explicación, sudoración nocturna, dolor óseo o articular, cefaleas, falta de aire, infecciones frecuentes, picazón y sarpullidos, entre otras.

En el mundo, se detectan más de 1.2 millones de casos de cáncer de la sangre por año, lo que se traduce en 2.5 por hora. En su mayoría, son linfomas, leucemias y mieloma. En nuestro país, se calcula que hay más de 3500 casos de linfoma no-Hodgkin por año, unos 3200 de leucemias en su conjunto y alrededor de 1500 de mieloma múltiple, por mencionar los 3 más frecuentes. Desde la asociación ALMA, que trabaja por las personas con leucemia, aprovecharon el Día Mundial del Cáncer de la Sangre, que se conmemora este 28 de mayo, para promover una sospecha oportuna de los síntomas y la consulta médica a tiempo para no demorar el diagnóstico, para que se inicie a tiempo el tratamiento indicado y el pronóstico sea el más favorable posible.

Fernando Piotrowski, paciente y Director Ejecutivo de ALMA, sostuvo que, en una fecha como ésta, “uno habla de cáncer de la sangre, pero es un término enorme que engloba muchas enfermedades diferentes. Es solo que, uniéndonos, somos más fuertes y nuestra voz puede llegar más lejos. De hecho, hay muchos aspectos compartidos entre estas enfermedades, por eso tiene sentido que estén agrupadas en una fecha especial”.

En todos los casos, la clave es no demorar el diagnóstico ante la aparición de síntomas que llamen la atención. “Se corre el riesgo de tardar en consultar con el médico o acudir a una guardia porque la mayoría son síntomas algo inespecíficos y uno no piensa en cáncer de la sangre”, reconoció el Dr. Augusto Miroli, médico hematólogo, miembro del Servicio de Hematología del Hospital Policial Churruca-Visca.

Algunos de esos signos o síntomas posibles y que pueden llamar la atención son fiebre que no baja, escalofríos, fatiga persistente, debilidad, náuseas, pérdida de apetito o de peso sin explicación, sudoración nocturna, dolor óseo o articular, cefaleas, falta de aire, infecciones frecuentes, picazón y sarpullidos, entre otras.

“Siempre es mejor consultar, descartar que sea algo grave y quedarse tranquilo, en lugar de permitir que la enfermedad vaya avanzando inadvertidamente. Con algunas de estas patologías, sobre todo las de avance más agudo, cada día que pasa es crítico y no hay tiempo que perder”, agregó Piotrowski.

Tal como refirió el Dr. Miroli, todas estas “son condiciones malignas que se desarrollan durante la primera etapa de la producción de las células sanguíneas que forman los glóbulos rojos, blancos y plaquetas en la médula ósea y -por algún defecto genético y/o causas que aún ignoramos- algunas de estas células enferman, pasan a reproducirse anormal y descontroladamente y a no morir como su programación original indicaría. Entonces, no cumplen su función, no dejan que las células sanas cumplan la suya y van dañando al organismo, poniendo en riesgo la vida, antes o después, según de qué enfermedad oncohematológica estemos hablando”.

Cada una ya no es una enfermedad sino varias. En el caso de las leucemias, que son las patologías sobre las que trabaja ALMA, estas pueden ser mieloides o linfoides, y crónicas o agudas; algunas afectan más a niños y otras, a los adultos; e inclusive -entre cada una- existen múltiples subtipos, porque se originan a partir de diferentes alteraciones moleculares; poder identificarlos es cada vez más importante para determinar el mejor abordaje terapéutico para cada caso, algo a lo que hoy la comunidad médica está sumamente acostumbrada.

“Históricamente, las opciones terapéuticas para estos pacientes consistían en la quimioterapia y, en algunos casos específicos, el trasplante de médula ósea. Sin embargo, con el advenimiento reciente de terapias dirigidas, cambió radicalmente el manejo de estas enfermedades, con opciones de mucha menor toxicidad, logrando en muchos casos llevarlas a niveles indetectables (lo que se conoce como ‘ausencia de enfermedad mínima residual’) por periodos de tiempo sumamente prolongados,”, detalló el Dr. Miroli.

Inclusive, algunas leucemias -como la linfocítica crónica- pueden tratarse por periodos finitos de tiempo (uno o dos años), con un período muchas veces prolongado sin tratamiento, con todos los beneficios que eso representa para la adherencia terapéutica y la calidad de vida, al no tener que tomar un medicamento todos los días, y sin quimioterapia, con medicaciones que están disponibles en nuestro país, sin que la leucemia regrese luego de finalizado el tratamiento. Por eso es tan importante determinar a nivel genético la presencia de determinadas mutaciones o deleciones, que orientarán las decisiones terapéuticas.

También está el caso de la leucemia mieloide aguda, que se trata sobre todo con quimioterapia, pero hoy cuenta también, por ejemplo, con terapias dirigidas, aprobadas para aquellos que tienen contraindicada la quimio por su fragilidad o estado general de salud, y logran reducir significativamente el riesgo de mortalidad.

Las estadísticas de sobrevida a cinco años en los cánceres de la sangre mejoran sistemáticamente sobre todo gracias a la innovación en medicamentos y a diagnósticos más tempranos.

“El desafío pendiente, y sobre el que desde ALMA siempre hacemos hincapié, es que se garantice en nuestro país el acceso a tiempo de los pacientes a todas estas magníficas innovaciones que desarrolla la medicina. De nada sirve que existan cada vez mejores medicamentos, si no los reciben los pacientes que los necesitan. Lamentablemente, los prestadores de salud no actualizan con frecuencia sus vademécums, entonces existen medicaciones que están aprobadas, pero que no son cubiertas y los pacientes tienen que mover cielo y tierra para -en algunos casos- obtener la cobertura, como si no tuvieran suficiente con tener que tener que atravesar una enfermedad de estas características”, completó Piotrowski.

Comentarios