*

Portada  |  16 julio 2020

Los delitos por Internet aumentaron un 50% en cuarentena

Usuarios que recurren al e-commerce para comprar tecnología fueron estafados.

Información General

Durante la cuarentena el e-commerce compensó las ventas de ciertos rubros a la par que la "viveza criolla" arroja un manto de desconfianza sobre los usuarios que leen las quejas relacionadas con las entregas de los productos adquiridos online.

Las estafas, por otra parte, crecen en la cuarentena con diversas modalidades para capturar datos o trucos de la vieja escuela como el cuento del tío: la Unidad Fiscal Especializada en Ciberdelincuencia (UFECI) dedicada a investigar ciberdelitos con el fiscal Horacio Azzolín a cargo, reconoce un aumento de un 50% durante el aislamiento obligatorio.

Telefe Noticias accedió a casos de compradores que recibieron paquetes donde la mercadería había sido reemplazada por objetos que tenían un peso similar al de los productos esperados.

Tal es el caso de Vanessa, una televidente de Telefe Noticias que vive en Zárate: En mayo "compré un Smart TV a una empresa de la ciudad de Buenos Aires y recibí una caja llena de maderas".

Delante del personal del correo que le hizo entrega de la caja, sacó fotos. Luego, "hice los reclamos y no recibí ninguna respuesta".

Al investigar, Vanessa se dio cuenta de que "a varios le entregaron basura".

Sergio, en cambio, previendo la llegada de las vacaciones de invierno, decidió comprar una videoconsola de juegos para sus hijos. "Compré una Play 4, pagué 20.000 pesos, hice el seguimiento posterior del paquete. Pero cuando lo recibí me encontré con un ladrillo envuelto. Y, encima, tuve que pagar el flete". 

No es el único que al abrir la caja se encontró con un ladrillo. Colegas del diario El Día reportaron en mayo que el abogado y titular de la Secretaría de Enjuiciamiento de
Magistrados en la Provincia de Buenos Aires, Ulises Giménez, denunció haber sido estafado a través de una compra que realizó a una conocida empresa que comercializa productos por Internet.

Grande fue su sorpresa luego de adquirir un set de cámaras de seguridad: “En la caja del producto solicitado me encontré únicamente con un hermoso ladrillo hueco en su interior”, explicó el abogado, que acompañó el posteo con una foto de ese insumo de construcción.

Al tomar notoriedad pública, la empresa vendedora reparó el envío equivocado en cuestión de horas. El correo privado se disculpó, así como la plataforma de ventas online.

"La ocasión hace al ladrón. Efectos colaterales del COVID 19", reflexionó el funcionario bonaerense.

Comentarios