*

Noticias

Portada  |  11 abril 2020

La historia de la maestra rural de Maciel que deja tareas en las tranqueras de sus alumnos

Dos veces por semana, la "seño María" visita a sus estudiantes, que después le devuelven los trabajos para que ella los corrija.

María Caballero vive en Maciel, es docente y trabaja en el Centro Educativo Rural 303 «Antonio Arenales» está ubicado en Paraje Arroyo del Monje. En medio de la pandemia y debido a la falta de internet, se las ingenió para dejarle la tarea a sus alumnos.

Mientras que los niños y niñas de pueblos y ciudades no pueden cursar las clases normalmente debidas a la pandemia por coronavirus, reciben tareas para poder realizar en sus hogares y se comunican con sus maestros de manera virtual. Sin embargo, la historia es diferente para los jóvenes que concurren al CER 303 ante la falta de internet.

Por eso, su maestra, le deja las actividades en las tranqueras para que puedan seguir aprendiendo y con mensajes para que continúen cuidándose y no salgan de sus casas. «Mis alumnos no tienen internet y si tienen que comprar el paquete les cuesta. Algunos cuando tienen crédito me pueden mandar y otros no, se complica un poco », contó María Caballero.

La docente prepara cuadernillos semanales con actividades fáciles para que los chicos puedan trabajar desde sus casas. »Hay casos en que los papás pueden ayudar y otros que no», añadieron. María se encuentra a cinco kilómetros de la escuela y con su vehículo reparado los cuadernos. «Cuelgo las bolsas de actividades para que la jubilada.

Cuando terminan en la semana me dejan los cuadernos en la tranquera y voy corrigiendo, es la única manera », expuso con vocación. «Nosotros ponemos lo mejor para ayudar a nuestros alumnos, hay veces que mandan a imprimir y muchos no lo pueden hacer, hay gente que tiene lo justo para comer y no puedo estar comprando un paquete de internet», lamentó en medio del trabajo para sus alumnos.

"Tenemos el piso tecnológico y las compus, pero internet no hay", específicamente la docente que en realidad está más preocupada porque la escuela tiene un solo baño y no cuenta con agua en la cocina, "así que para preparar la leche hay que buscarla con baldes ".

"Todos los docentes están trabajando haciendo lo que sea por sus alumnos", dijo emocionada sobre el rol de la docencia en esta pandemia.

Comentarios